jueves, 11 de abril de 2013

El club de los marginados. El corazón es un cazador solitario, Carson McCullers


Seix Barral, 2008


            Habíamos leído junto a Claudia ‘La balada del Café Triste’ y cada cual expuso su sentir acerca de él, en este mismo espacio. Ella tenía una edición antigua, aparecida en single. Mi versión, en cambio, es parte de una colección que reúne una serie de trabajos, de la que prioricé nuestro texto solamente. Pero me quedé con ganas de más Carson; entonces decidí leer ésta, su obra más reconocida.
            Ambientada en el sur de los Estados Unidos, narra las peripecias de la vida cotidiana de una galería de personajes locales, reunidos en torno a un (sordo)mudo, John Singer, quien no cuenta más que con su trabajo y la amistad con otro mudo, Spiros Antonapoulos, que sólo lo metía en problemas pero que le servía de lazarillo a la hora de ‘conversar’.
            También se encuentran Biff Brannon, propietario de un bar ubicado en la planta baja de su vivienda, con un matrimonio totalmente desgastado por el paso del tiempo; Jake Blount, un jornalero que intenta concientizar a los demás trabajadores de la necesidad de organizarse, sin éxito; Mick, una avispada nena de doce años, encargada de custodiar a sus hermanos menores; el doctor Copeland, un médico negro quien asiste a gente de su raza, totalmente despreciada, mas incapaz de integrar junto a él a sus hijos dispersos y un puñado de personajes que acompañan a éstos en su devenir. Mas todo gira en torno a Singer, protagonista –silente- de la historia.
            ¿Qué tienen en común todos los personajes de McCullers? Pertenecen a esa nebulosa clase de lo que llamamos ‘marginados’; eso sí, cada cual en su rol. Así, Singer es marginado por sus dificultades de comunicación –aunque puede escribir y darse a entender-; Blount es marginado por intentar algo que resulta un fracaso; Mick es marginada a conducir a sus hermanos, porque a su madre le resulta un fastidio; Copeland es marginado por asumir como propio el estigma de la raza negra –discriminada duramente en el sur del país- y Brannon es un infeliz que pasa su vida sin decidirse a tomar las riendas de los cambios que presume necesarios. De alguna manera, todos comparten una suerte de deja vu, de desidia y aquiescencia, un conformismo sedentario y aburrido, porque eso es lo que les ha tocado vivir.
            Yendo un poco más allá, el libro retrata la vida en los poblados sureños, donde conviven blancos y negros con la cálida brisa del verano y sus tardes sofocantes, sus días largos y abúlicos, alejados de la realidad de las metrópolis y su bullicio. Mas también es una historia que valora la amistad. Todo lo que Singer hace por su amigo Antonapoulos se debe a ese sentimiento profundo; por momentos, rayano en lo grotesco. Y la pérdida de ese amigo desencadena el final de la historia y de sus protagonistas.
            Un libro entrañable, con un estilo lento aunque ameno, donde la fluidez y sustancia se encuentra en los diálogos y no tanto en las descripciones. Buena ocasión para una lectura que se disfruta mucho.

Marcelo Zuccotti

10 comentarios:

  1. Qué linda entrada, me ha gustado mucho. Carson es de mis favoritas y sus libros son para saborear y disfrutar sin prisas por todo lo que dice con cada palabra. El que menos me gusta es Reflejos en un ojo dorado, no lo recomiendo. Todo lo demás, es muy bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy mismo tuve en mis manos 'Reflejos en un ojo dorado' en una librería de viejo, Norah, pero no lo llevé porque está incluido en 'El aliento del cielo', que también tengo para leer. Indudablemente, su estilo es fantástico; dan ganas de seguir leyendo. Besos para ti.

      Eliminar
  2. Me parece una autora maravillosa, una de las mejores cuentistas que he leído. Es un logro literario mayúsculo conseguir que un relato adquiera vida propia con personajes, en ocasiones, muy ficticios, como el hombre de quien se enamora locamente Miss Amelia en La balada del café triste. Felicidades por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus líneas y por darte una vuelta, Karenin. En este libro, la construcción de John Singer hace la diferencia. Que todo gire en torno de quien no puede hablar, expresa un talento narrativo sin par. Y el grotesco de la pelea final de 'La balada...', una genialidad. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Deseando estaba leer este libro y ahora me río con el comentario de Norah, leí el primero Reflejos en un ojo dorado, no estuvo mal jajaj pero no a la altura de las expectativas. Me sacaré la espinita con este, la reseña es magnífica. un abrazo Marcelo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo compré éste y 'El aliento...' juntos. Elegí esta lectura porque quise probar con una novela; ya había leído 'La balada...' y me había gustado. Dejé para después el resto de los cuentos. No dudo que será de tu agrado. Gracias por tu aliento, Yossi. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Invitación - español
    Soy brasileño.
    Pasei acá leendo , y visitando su blog.
    También tengo un, sólo que mucho más simple.
    Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
    A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
    Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
    Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
    Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
    para ti, un abrazo desde Brasil.
    www.josemariacosta.com


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena poesía en tu blog, Se María. Gracias por pasar. Recibe un gran saludo.

      Eliminar
  5. Lo tengo en casa desde hace tiempo y pendiente, por una parte me apetece mucho, por otro me da un poco de miedo todos esos comentarios tan positivos y que siempre esté en las listas de libros que hay que leer ¿de verdad es tan bueno? Tendré que probarlo para saberlo, aunque quiero rebajar expectativas que cuando se va con muchas con un libro ya sabemos lo que pasa, puede llegar a desencantar. Bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo un comentario, Carol: una escritora local a quien respeto mucho, tiene un taller de lectura de autores sureños norteamericanos, en el que se lee 'Mientras agonizo', de Faulkner; 'El camino del tabaco' (reseñado magníficamente por ti), de Caldwell y este título. Es un libro emotivo; no lo dejes esperar. Besos para ti y Emma.

      Eliminar