domingo, 27 de noviembre de 2016

e-book 13. Musical Box. Instrumental, James Rhodes


Blackie Books, 2015

I. Contenido

            Material autobiográfico de Rhodes, quien nos relata no sólo su violación sistemáticamente perpetrada por su profesor de boxeo a la edad de seis años, durante un período que abarca hasta los diez, sino las consecuencias de tamaña vejación, arrastrada a lo largo del resto de su vida: depresiones, adicción a drogas y alcohol, sentimientos de culpabilidad y vergüenza, internaciones varias, incapacidad de sostener relaciones valederas, etc. Si pudo dejar atrás gran parte de esta historia se debe a su amor por la música y el piano, instrumento del que se ha vuelto un reconocido concertista en el Reino Unido.

II. Estilo narrativo

            Rhodes no escatima en señalar los hechos que hicieron que su vida fuese lo más parecido a un infierno, pero no se regodea en los pormenores morbosos -de los que aleja con buen gusto y sentido común a sus lectores- y si bien su estilo es directo y frontal, no abunda en insultos ni descarga su ira por lo acontecido –aún sabiendo que tiene pleno derecho a hacer uso de ello-. Por lo contrario, se inclina en exponer su sentir y los por qué de la toma de decisiones, sus desórdenes, sus fracasos y su esperanza puesta en salir del pozo anímico al que suele volver. Así, la obra, aunque totalmente autorreferencial, se convierte en una denuncia formal de los abusos sexuales y resulta un testimonio valioso de quien intenta superar con éxito sus secuelas.

III. Aciertos

            Los veinte capítulos que el autor destinó a relatar su historia comienzan con una propuesta de música clásica, en las que alterna explicaciones técnicas con jugosas anécdotas de los compositores, llamadas a despertar la curiosidad del lector sobre las obras seleccionadas. Muchas de ellas son bastante conocidas para el melómano; a otras, Rhodes las rescata del olvido. Por otra parte, realiza una fuerte crítica al negocio discográfico del que se queja por su falta de presupuesto para el género clásico, la estrechez de miras de sus ejecutivos y de la pacatería y acartonamiento del público que participa en los conciertos, al que tilda de elitista y engreído. A cambio, opone una visión novedosa y personal, donde músicos y gran público puedan interactuar más libremente, sin estereotipos ni limitaciones.

IV. Reparos

            Si bien Rhodes intenta mantener la objetividad tanto en su exposición como en sus ideas sobre la música, al lector más suspicaz no se le escapa un cierto tufillo a autopromoción –que aumente ventas y posibilidades-, una autocompasión moderada –entendible por lo padecido y el dolor que supone recordar los propios sufrimientos- y una serie de tonos de expresión que hacen que el texto se asemeje a un libro de autoayuda.

V. Consideraciones personales

              Empatizo con Rhodes en lo que se refiere a lo ocurrido. Ser sometido a violaciones a lo largo de cinco años debe ser tan determinante en la vida de un ser humano, que hasta él mismo se da cuenta que es un milagro que haya sobrevivido. Hay una entrevista muy interesante aparecida en el diario local La Nación el 8 de febrero pasado –presente en la fotografía de aquí debajo- donde explica que lo peor de la pedofilia es no poder contárselo a nadie.

El citado artículo y la versión de Epub Libre

                  Respecto de su pasión por la música clásica y por las obras para piano –que también compartimos- podemos disentir amigablemente, respetando nuestras preferencias musicales en cuanto a directores, concertistas y orquestas. Pero no dejo pasar la ocasión para reconocer mi deuda con Rhodes sobre los conciertos para piano de Shostakovich y el de Scriabin, tanto como los tríos para piano de Schubert y Ravel que, si no hubieran sido citados en su libro jamás los hubiera descubierto y disfrutado.

              El resto, es una colección de escenas de fortalezas y debilidades que contiene un claro mensaje esperanzador: se puede salir de semejante dolor con la ayuda adecuada, coraje personal y una gran dosis de amor. Un libro distinto, que sirve de advertencia a la vez que transmite mucha confianza y esperanza.

4 comentarios:

  1. El tufillo a autopromoción es más que evidente. Tanto que ya tiene otro libro (una chorradita) en el mercado. Pero es un libro impactante. Incluso peligroso. Y que a mí no me ha transmitido esperanza, sino todo lo contrario.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo rescaté el mensaje: 'mira, me ha pasado todo esto, pero si yo he podido salir, tú también puedes'. Es un poco lo que me dejó; puede resultar bueno para otras personas en situaciones parecidas, a las que le falta un empujón anímico para sobreponerse. Pero es mi apreciación personal.
      Su lectura sí que impacta, Ana. Y tiene el condimento de sus avanzados conocimientos sobre música clásica, que ha de encantar a los melómanos.
      Un abrazo grande, y gracias por darte una vuelta.

      Eliminar
  2. Hay pocas cosas tan odiosas como los abusos sexuales a menores. No puedo imaginar el daño que pueden hacer dichos abusos y cómo se puede salir de ahí. Al parecer este libro explica esa posibilidad de "salvación" y la música parece jugar un papel clave. Interesante.

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, cuenta su propia historia -bastante desgraciada, por cierto-. Rhodes encontró en la música su vía de escape, lo que le permitió mantener cierto grado de cordura entre tanta insania.
      Un libro distinto, U-to. Si te gusta la música clásica, se disfruta un poco más.
      Un abrazo grande!

      Eliminar