sábado, 5 de octubre de 2019

Incunables 9 y Pelibro 17. Tierra mártir, Alan Paton

             La génesis de esta combinación tuvo lugar en octubre de 2018 cuando pude acceder a un ejemplar del libro, una primera edición en español que data de 1951; por eso también se incluye bajo la etiqueta de incunables. Al poco, hallé una copia del film –que había pasado ignorado para mi-, y me propuse incluirlo para el presente año.

Libro

TIERRA MÁRTIR


Alan Paton (Emecé, 1951)

            El pastor negro Stephen Kumalo, con residencia en Ndotsheni, Natal, recibe una carta de otro sacerdote en Johannesburgo, anunciando que ha encontrado a su hermana Gertrude ‘muy enferma’ y le ruega que los visite. Así comienza el periplo del viejo pastor, que deberá hacer acopio de entereza y templanza, ante la tragedia que le habrá de sobrevenir, tanto en la persona de su hermana como en la de su propio hijo, del que tampoco tiene noticias desde hace mucho. Para colmo, antes de partir, un asistente le pide que investigue el paradero de la hija de otro fiel.

            Ambientada en Sudáfrica en 1946 -un par de años antes de que se declarase el Apartheid- y estructurada en tres partes, la novela expone las irreconciliables diferencias que se suscitan entre los hombres blancos, con su cultura occidental –y cristiana, en este caso-, y la vida tribal y ancestral de la raza negra nativa. Además, un luctuoso suceso policial envolverá a un poderoso y reconocido hombre blanco y al pastor, de manera de oponer ambas figuras, constituyendo a cada una de ellas en arquetipo de la vida y la perspectiva de las dos razas en pugna.

            Paton exhibe una convivencia que se va tornando cada vez más difícil, sin eludir los problemas y la explotación que la raza blanca ha generado en la sociedad nativa con la excusa del progreso y el bienestar para todos. Para ello, se centra en las minas de oro, verdadero motivo de la colonización neerlandesa e inglesa que, para usufructuar los beneficios, necesitaba de la mano de obra barata que sólo los nativos podían ofrecer. Es por eso que incluye en el texto la lucha obrera –no violenta- de reclamos salariales, junto al impacto que los medios de producción capitalista ejercían en la población nativa, con su secuela de miseria, delincuencia y prostitución.

            No obstante, el autor se vale de uno de sus personajes para exponer sus propias ideas, culpando a la raza blanca de haber sido incapaz de prever las transformaciones a las que sometió a una raza primitiva y tribal con la llegada de su cultura occidental, tanto en lo social como en lo religioso. También promueve el asistencialismo y la educación que sólo los blancos podrían conducir de manera que el resto de la población pudiera autosustentarse, a partir del reparto de tierras y de la producción agropecuaria.

            Con un estilo ameno y coloquial, casi evangélico, protagonistas bien delineados y una sólida descripción narrativa, Paton aboga por un futuro en convivencia armoniosa entre razas.

Film

LLANTO POR LA TIERRA AMADA


Darrell James Roodt (Distant Horizons, 1995)

            Existen dos realizaciones basadas en el mismo libro. La primera, data de 1951 y fue dirigida por Zoltan Korda. La segunda, es la presente.

            Tanto el guión como la puesta en escena respetan en gran medida el contenido del libro de Paton, su ambiente temporal y su geografía. La fotografía es la gran protagonista del film, con sus maravillosos landscapes y claroscuros. Filmada en ambiente natural en Sudáfrica, combina la grandeza del paisaje, lleno de verdes y ocres, con la grisura propia de las ciudades populosas como Johannesburgo. La música, a cargo de John Barry, mantiene el estilo clásico y romántico que le supimos conocer en otro film con la sabana africana de fondo, Out of Africa.

            Respecto de las actuaciones protagónicas a cargo de James Earl Jones y Richard Harris, si bien cumplen con eficacia cada cual su rol, no son tan emotivas como las que figuran en el libro original, ni tan contrapuestas. Cierto es que toda la Primera parte del libro de Paton –casi la mitad del texto- transita con la historia del pastor, sin referencia alguna al hombre blanco –razón por la cual el director fija a Harris en la escena inicial, para que el espectador lo tenga presente y no se olvide de él-, pero tampoco hace del encuentro una suerte de acentuado colaboracionismo entre razas, como Roodt nos intenta hacer creer.

            El resto del elenco acompaña la historia con solvencia, pero Roodt no puede salvar, solo con la solidez de las actuaciones, la ausencia de todas las reflexiones enriquecedoras que Paton efectúa en medio de las escenas trascendentes. Al film le falta la chispa que sí aparece en el libro. Por lo demás, una buena historia con altibajos.
Testimonio del Pelibro 17

12 comentarios:

  1. He visto la película, la de 1995 y según iba leyendo la reseña empezaba a dudar porque no era tan dura y realista como parece el libro. Pero no hay duda, es la que yo pensaba. Con este tipo de libros como con los de Coetzee no me suelo atrever, es que soy muy cobarde.
    Besitos que huyen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un proverbio dice: 'soldado que huye, sirve para otra guerra'.
      El libro es mejor, porque abunda en reflexiones sobre la igualdad, la colaboración entre razas, el respeto a las creencias que quizás el film no deja traslucir.
      Besitos valerosos.

      Eliminar
  2. En general, el libro me gusta siempre más que la película. Algunas películas ni siquiera llego a verlas porque pienso que me decepcionarán. Pero otras veces caigo en la tentación. No conozco ni el libro ni la película pero me gusta como nos los cuentas conjuntamente. Genial. Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En descargo de los realizadores, hay varios puntos. Primero, hay que adaptar un texto con matices a una pantalla que no puede hacer milagros -no puede trasladar pensamientos ni reflexiones, por ejemplo-. Segundo, el apego al libro o no depende del director y del guionista. No siempre se cuenta con respetar ambientes naturales; etc.
      El libro es interesante; la peli, 'zafa'.
      Gracias por tus palabras de aliento, Ana.
      Un abrazo para ti.

      Eliminar
  3. Hay ciertas reflexiones presentes en algunos libros que son difíciles de trasladar a la pantalla. No sabía del libro ni de sus adaptaciones cinematográficas. Me llama más la atención el libro pero me da que será difícil de encontrar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las reflexiones se pierden en la mayoría de los casos, Lorena. El film en general es incapaz de trasladarlas adecuadamente; pocas han sido las ocasiones que he visto.
      Es un libro añejo. Yo lo encontré entero -porque parece que no ha sido abierto-, pero al poco empezó casi a deshojarse... Tengo confianza en que puedas hallarlo; es un libro que trata de Sudáfrica antes del Apartheid, en momentos donde éste arrecia.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  4. Tanto el libro como la película me suenan por su título, pero ni he leído la novela ni he visto la película. Tomo nota porque son temas que me interesan mucho. La influencia en las poblaciones nativas negras de África del hombre blanco que, creyéndose poseedor de la verdad absoluta, cree hacer un favor a todos obligándoles a adoptar su modo de vida, es algo que ha tenido consecuencias desastrosas a nivel económico, social, sanitario, medioambiental...
    Tomo nota sin dudarlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso mismo que señalas es de aquello que se trata: el impacto en sociedades tribales y más primitivas, de la llegada del hombre blanco -y cristiano!- con su bagaje cultural y progresista.
      No es nada nuevo; Thiong'O y Achebe también cubren el mismo registro. Es otra faceta que Paton, como hombre blanco identificado con los nativos, nos ofrece.
      Espero que lo halles y sea de tu agrado, Rosa.
      Un beso para ti.

      Eliminar
  5. YO tengo la versión, creo , de Ultramar, que se llama como la película, "LLAnto por la tierra amada", está en la sección de imposibles de no leer, pero que los imponderables lo evitan. Es un libro a leer de la literatura africana, sobre todo la combativa (que hay mucha y buena) yo la compré en la e´poca, fijate, en las que aun existia el APartheid, así que era inexcusable leerlo, pero, por lo mismo, evidente lo que ponía, incluso doloroso lo que ponía. Pero lo leeré.
    Gracias Marcelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Apartheid concluyó en 1992, es decir que tienes un libro de hace muchos años. Es una novela que exhibe los problemas raciales, pero aboga por una convivencia pacífica. Y no deja de denunciar que los medios de producción -y los beneficios- están en manos de una minoría blanca. Un buen libro sin duda y una peli bastante bien adaptada.
      Un abrazo, Maestro.

      Eliminar
  6. Algunos trazos de tu comentario me han remitido a la problemática que refleja Chinua Acheve, que veo mencionado, en su obra, la confrontación entre el mundo blanco y el negro, aunque Chinua solía finalizar menos esperanzado.

    Me encanta la música de John Barry, haciendo mwmorables tantas escenas de películas.
    Un abrazo pibe!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo la Trilogía de Achebe esperando, Paco. Seguramente la incorporaré para el año venidero.
      La convivencia entre ambas razas se vuelve difícil, sobre todo por la diferencia cultural y religiosa. No obstante, existe gente como Paton que intenta acercarlas a partir de los escasos núcleos de coincidencias.
      Sí, la música de Barry sigue siendo muy buena.
      Un abrazo, campeón!

      Eliminar