sábado, 9 de junio de 2012

Dos historias que hacen una única. Opiniones del gato Murr, E. T. A. Hoffmann

Murr y Hoffmann en Mina Clavero, Mayo 2012

Cátedra, 2007

            Está señalada como una de las grandes obras de la literatura alemana de principios de siglo XIX; un intento de crítica y superación tanto del romanticismo, que tenía en Goethe a su más conspicuo representante, como al naturalismo liderado por Zola. Mi afán por hallar una traducción lo más fidedigna posible a la versión original me llevó, primero, a alcanzar la propuesta por la Ed. Pre-Textos; luego, el azar puso en mis manos esta edición, en la cual recayó la mayor parte de la lectura debido más a una cuestión de practicidad que literaria, puesto que el voluminoso ejemplar de Pre-Textos –provisto de tapa dura y señalador- resultaba engorroso a la hora de ser trasladado de un sitio a otro. No obstante, he leído partes de éste y aquél por el mero hecho de comparar traducciones, las que encontré de gran similitud.
            En realidad, el libro narra dos historias distintas pero complementarias. Un gato, con aspiraciones a gran literato, narra parte de su biografía valiéndose del reverso de las hojas de lo que parece ser un ‘diario’ que pertenecía a su amo. Al mandarla a imprimir, el descuido de no anular las hojas que no corresponden al relato del gato, hace que se publiquen ambas historias, la biografía gatuna y aquella que figuraba en las hojas utilizadas, en donde se cuentan las peripecias del maestro de capilla Johannes Kreisler, con la particularidad que los textos quedan intercalados. Para saber cuál corresponde a cuál, el editor ha puesto dos señas: M. p. (Murr prosigue), y mac. (hojas de maculatura), respectivamente.
            Lo sorprendente no es sólo un gato que escribe –ya en el terreno de la literatura fantástica, a la que tan adicto ha sido siempre Hoffmann- sino que los personajes que aparecen en una y otra son los mismos, aunque en circunstancias diferentes. Además, el texto del gato comienza con el final de la historia de Kreisler, en una suerte de ida y vuelta.
            Hoffmann – un artista genial, que ha abordado tanto la música y la caricatura como las letras- se vale del gato para burlarse ácidamente de todas esas autobiografías aparecidas en su tiempo, escritas por personajes ilustres –Rousseau, entre ellos- que sólo buscaban el reconocimiento y la admiración públicas, a la vez que denosta el romanticismo y el naturalismo, contando la historia del joven Kreisler –verdadero protagonista del libro, junto a su maestro Abraham- en uno de los pequeños principados en que se dividía la actual Alemania, con un sentido cabal de la realidad de los mismos, expuesto a intrigas palaciegas y toda una gama de obstáculos en su acceso al amor y al reconocimiento artístico.
            En realidad, Kreisler encarna el espíritu del artista real, dotado de una sensibilidad extrema y capaz de las más sublimes exaltaciones como de sumergirse en la mayor oscuridad si no abreva en la música, su única fuente de inspiración y realización. En gran medida, Kreisler es una parte no menor de Hoffmann, quien debió alternar entre su trabajo como magistrado –necesario para ganarse la vida- y su condición de artista, siempre frustrada.
            Bien narrado, en estilo coloquial, ameno y fluido, el gato cómodo, pedante y cobarde expone todos los tics habidos en libros escritos con autoindulgencia y sobreestimación biográfica. Mientras, la historia del maestro de capilla nos muestra los avatares propios de la profesión, en pos de abrirse camino para obtener un puesto que le permita exponer todo su talento. Un camino al éxito no exento de pugna por el poder, envidias y celos, que se ha de alcanzar no sin arduos esfuerzos.


            Respecto de las ediciones, ambas cuentan con un prólogo del editor –el propio Hoffman- quien explica y se disculpa por el error cometido al imprimirlo, le sigue un prefacio del autor; otro, que debía ser suprimido, y una nota al pie, del editor, comentando este torpe hecho. A su vez, cada una cuenta con una introducción o epílogo, donde se analiza la obra a la luz de las interpretaciones posibles del texto. La de Cátedra, incluye una resumida biografía de Hoffmann nada desdeñable, que sugiero consultar al finalizar la lectura, de manera que ninguna influya de antemano en la misma y que permita una mayor comprensión tanto de la obra como de las circunstancias de su aparición.
            En suma, un libro muy entretenido –aunque un poco largo-, con mucho de fantástico y de conocimiento del mundo de su tiempo.
Marcelo Zuccotti



3 comentarios:

  1. Hola Marcelo,

    Un ligero error en tu comentario. Opiniones del gato Murr data de 1827, y Zolá nació en 1840. No hay crítica alguna al naturalismo en esa obra.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, data de 1821.

      Eliminar
    2. Es verdad, gracias por aclararlo. Te debo una.

      Eliminar