miércoles, 12 de febrero de 2020

e-book 54. Panorama de la posmodernidad. El fin del fin de la Tierra, Jonathan Franzen


Salamandra, 2019

I.

            Era una posibilidad única. Había conseguido la versión digital de un libro que aún no ha alcanzado estas costas. Tenía la contra de no ser el lanzamiento de una nueva novela del autor, sino una compilación de artículos periodísticos y ensayos aparecidos en diversos medios, pero contaba con un beneficio: la distribución local del sello editorial había cambiado de manos y las galeradas de cortesía –que suelen entregarse a quienes han de reseñar una novedad- se estaban desechando. A eso se debe la premura en leerlo.

II.

            Franzen abre el fuego con su perplejidad ante el resultado de los comicios en su país, donde un ganador Donald Trump ha dado por tierra con todas las previsiones, con la singular toma de posición respecto de él y de su política y una crítica mordaz a la pérdida de presencia del ensayo como género literario. Luego, repasa su vivencia del Manhattan de 1981, en contacto con el mundo de los ricos. También incluye una semblanza de su amigo William Vollmann, una opinión personal sobre una fotógrafa de Filadelfia y un redescubrimiento del arte de Edith Wharton al hallar la afinidad entre personajes y lectores.

III.

            No podía faltar su percepción del atentado a las Torres Gemelas y el nacimiento de la era del miedo, como tampoco un decálogo de normas para quien se decida a escribir y una fina observación sobre el impacto de la pérdida de la conversación en el núcleo familiar debido a la tecnología. Pero quien ocupa más de la mitad del libro es su pasión por el avistamiento de aves, su defensa de la ecología y el medio ambiente, su preocupación por el calentamiento global y las pérdidas de aves en general por la caza furtiva, la pesca despreocupada, la desprotección legal en algunos países y la contaminación de origen antropogénico.
La única versión disponible en estas tierras, gentileza de Epublibre

IV.

            Cierra el libro con un artículo que lleva el nombre de marras, donde narra las peripecias de su viaje a la Antártida. Partiendo desde el sur de mi tierra, visita Malvinas y Georgia del Sur (isla de San Pedro) para arribar al continente blanco. Se sorprende de cuán pocos son los viajeros interesados en la flora y fauna; la mayoría lo vive como un trofeo: algo exclusivo para quienes pueden darse el gusto por contar con los recursos económicos. Toda una mirada sobre él.

V.

            De estilo directo y sin ambages, resulta crítico con la herencia posmoderna de las huellas de carbono, el auge de las telecomunicaciones y la necesidad de una legislación que no solo descanse en buenas intenciones sino que persiga –y ejecute- cursos de acción adecuados para mitigar los efectos de ello sobre el medio ambiente. Una selección interesante.

12 comentarios:

  1. Hace mucho tiempo que tengo echado el ojo a Franzen, lo curioso es que ese interés me vino desde que conocí su pasión por la ornitología, el avistamiento de aves, descubrí su afición en una entrevista sobre él que leí hace ya años, siendo uno de esos avistadores que recala en cualquier paraje del mundo (se lo puede permitir) con los prismáticos y demás bártulos, y en cuanto a pájaros controla bastante.
    Desde entonces me cayó bien el hombre, jeje. Lo increíble es que compartiendo esa pasión, todavía lo tenga “arrinconado”, he de solucionar eso. Este me parece un título atractivo para empezar.
    Un abrazo, pibe!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabiendo de tu amor por los pájaros, mientras leía los artículos no dejaba de pensar 'a Paco este libro le encantará'. Y como buen amigo lector, te lo recomiendo, pues es para ti.
      Después podemos solazarnos con sus novelas, pero para empezar en sus letras, está muy bien. Al menos, se puede tener una idea de su mirada acerca de la vida.
      Un fuerte abrazo, chaval!

      Eliminar
  2. He leído tres novelas de Jonathan Franzen y eso que no sabía que era un gran aficionado a la ornitología hasta después de haberlo leído. A pesar de que la ornitología y todo lo relacionado con el medio ambiente y el cambio climático ha formado una parte muy importante de mi vida, prefiero leer alguna de las novelas del autor que tengo pendientes. Creo que es un gran escritor y muy comprometido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo, sólo dos compilaciones de artículos periodísticos. Deberé incursionar en su faceta literaria en breve.
      Tiene su posición tomada -que se puede o no compartir-, pero nadie podría decir que no ha tomado compromiso.
      Un beso para ti.

      Eliminar
  3. De este autor leí dos novelas. Una que me gustó, Las correcciones, y otra que no, Libertad. En esta última había una parte que estaba bien pero daba tanto la lata con el tema ecológico y político que acababa cargándose la historia.
    No dudo de que este hombre tenga opiniones interesantes y lo de Edith Wharton y el viaje al Ártico tienen su encanto. Igual esa parte me la leo si lo traen a la biblio.
    Besitos somnolientos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está mal concienciar al vulgo acerca de los problemas que han generado, generan y generarán las emanaciones de gases de invernadero en las sociedades actuales. Al contrario, siempre me formulo la misma pregunta que nos legó Bob Geldof: 'papá, ¿qué mundo me dejas?'.
      Puedes leer los artículos que señalas, si te place; el viaje a la Antártida -sólo costeable para gente con mucho dinero- es anecdótico, sin mayor trascendencia pero con cierta sorna sobre la élite 'pudiente'.
      Besitos amistosos.

      Eliminar
  4. Es un autor al que todavía no he leído por falta de tiempo, pero me parece bastante interesante. Buscaré algo suyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he incursionado en su faz netamente literaria, aunque muchos dicen que es muy bueno. Intentaré hacer lugar a alguna de sus obras para el presente año.
      Un abrazo para ti, Rocío.

      Eliminar
  5. Hola Marcelo
    Leer a Franzen escribiendo textos sobre el mundo es un manjar atractivo, sin duda, con el añadido que no es tan conocido como otros y no es un libro para vender por el nombre, que suele pasar, así que si habla de lo que escribes, en especial de Vollmann con el que llevo una relación amor odio, lo buscaré por estos lares
    cuídate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Wine,
      No, de hecho es una compilación de artículos aparecidos en diversos medios. Creo que ha sido más una necesidad editorial de 'mantener en el candelero' al autor, que otra cosa. Pero no tiene desperdicio.
      Asumo que te gustará.
      Un abrazo grande, Wine!

      Eliminar
  6. Tengo "Libertad" pendiente de leer hace milenios... no me animo. Sin embargo este creo que me podría gustar.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 'Libertad' y sus otras novelas están en otro registro, Guapa. Éste solo brinda su mirada acerca de temas distintos, y lo hace a través de artículos periodísticos.
      Me ha parecido interesante su enfoque, pero a sus seguidores en el campo de la literatura los ha de tener más bien fríos.
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar