miércoles, 18 de noviembre de 2020

e-book 73. Astillas de Edad Media. Las lágrimas, Pascal Quignard

 

Sexto Piso, 2019

I.

            Visitar las letras de Quignard es siempre un deleite, tan seguro como saber que se ha de recibir una bocanada de aire fresco en medio de otras propuestas menos poéticas o más mordaces. Particularmente este trabajo, que discurre en la Francia Medieval de los siglos VIII y IX, aborda el nacimiento de la lengua francesa, a partir del latín; fue lo que despertó mi curiosidad y me inclinó a su lectura.

II.

            El libro relata las vidas de dos gemelos, Nithard y Hartnid, nietos de Carlomagno, cuyas disímiles naturalezas los llevan por caminos opuestos. El primero participa de la corte y se vuelve secretario de Carlos el Calvo, mientras que el segundo deambula por todo el mundo en busca de un rostro de mujer con el que sueña. Así, es esa complementariedad entre lo estático y lo cambiante la que conduce la narración principal a lo largo de las décadas.

III.

             Pero no se agota en ello. Quignard construye, alrededor de una historia central, una suerte de mosaico temporal, con alusiones a la Biblia y los Evangelios, la constitución de Europa como unidad continental y la génesis de la lengua francesa, sin dejar de observar los cambios suscitados en el Reino de los Francos en la Alta Edad Media y la vida que transcurre en ese período, más allá de cuestiones políticas y religiosas.

La versión digital, gentileza de EpubLibre

IV.

            Destaco no solo el estilo poético escogido por el autor para describir las escenas sino la estructura fragmentaria de la narración que, como pequeñas astillas reunidas, van componiendo un fresco más amplio, a través de facetas distintas de un mismo hecho. Además, un puñado de entrañables personajes secundarios –quienes condimentan el presente narrativo- acompaña adecuadamente el acontecer de los gemelos.

V.

            En suma, un libro ameno, no exento de cierto lirismo, donde conviven creencias diversas, brujerías y transformaciones, elementos que inducen al lector a reflexionar sobre la importancia de un lenguaje común y la palabra en la construcción de una identidad social. Recomendable ciento por ciento.


8 comentarios:

  1. Veo que te ha gustado mucho. Ese "recomendable ciento por ciento" es muy elocuente. La construcción de Europa y el origen del idioma francés a partir del latín son temas que suenan de maravilla. Lo apunto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no has leído a Quignard antes, su prosa poética te seducirá, Rosa. Recala sobre todo en la necesidad del lenguaje como elemento de pertenencia. La historia narrada puede verse como una excusa destinada a destacar este objetivo.
      Un beso para ti.

      Eliminar
  2. Siempre es un placer pasar por aqui, aunque a veces solo sobrevuelo las lecturas siempre me detengo un momento. Saludosbuhos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces nos sobrevolamos recíprocamente! Gracias por tus líneas y por darte una vuelta por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Ay no sé. Creo que el estilo sí, también esto de las brujerías y demás pero no sé, demasiado serio y sesudo para mi mente fantasiosa y dispersa.
    Besos dudosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parafraseando a James Salter, no todo en la vida puede ser 'juego y diversión', Maja.
      Es una narración bien ambientada, con los tópicos de época; pero dice mucho más. Si te place... ya sabes.
      Besitos informativos.

      Eliminar
  4. Hola Marcelo, leí ese libro. Más exactamente cabalgué sus páginas.
    Su forma de escribir me recuerda a Galeano. Frases cortas, directas. Creo que prefiero a Galeano. Sucede que el lenguaje directo de Kignard de algunos tópicos me incomoda. Descuento será un tema de edad, mi compatriota era más sutil.
    Pasarlo bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Selva.
      Galeano tenía una prosa cantarina que, indudablemente, un francés no ha de tener -¿será una cuestión de ingesta?-. Era más ágil, aunque no dista mucho de Quignard. No obstante, me gustó la propuesta.
      Un saludo.

      Eliminar