viernes, 13 de noviembre de 2020

Malas decisiones. La claridad, Marcelo Luján

Páginas de Espuma, 2020
 

I.

            Es poco menos que incurrir en un delito de lesa humanidad encarar el último trabajo de un escritor sin haber visitado los anteriores. Y un justificado motivo para declarar hereje a quien confiesa no leer novedades. Con el ineludible agravante de abandonar el sórdido recelo que despiertan las obras premiadas, como es el presente caso. Como descargo, éste réprobo solo puede referir una entrevista realizada al autor hace pocos días –aparecida en un medio local-, que despertó su curiosidad sobre el Mal que sobreviene de repente, sin buscarlo ni intuirlo.

II.

            ¿Qué maldad puede asomar cuando dos ciclistas equivocan el camino de regreso, o al llegar una emergencia a una veterinaria a la hora de cierre de un sábado?, ¿acaso no puede ser atraído un joven por una bonita rubia al visitar un pueblo? Estas son algunas de las historias de las que Luján se vale para abordar esta serie de cinco cuentos cuyo denominador común es la emersión del misterio, la tragedia, la oscuridad, la muerte.

III.

             Existe un sexto relato incluido en esta colección que no pertenece al material galardonado –es algo anterior- pero que, al igual que el resto, arroja luz sobre la fatalidad que se puede hacer presente en situaciones tan cotidianas como las mencionadas, a las que, a falta de una explicación racional solemos englobarlas bajo el epíteto de malas decisiones cuando, en realidad, no son producto de la imprevisión sino de la naturaleza del Mal que convive con y en nosotros.

IV.

            Acciones crueles y violentas infligidas sin justificación, totalmente repentinas, en circunstancias que no ameritan sospechas; o cambios de personalidad que se disparan en entornos ordinarios –una fiesta de inauguración, la asistencia a un recital, la separación de los padres- son algunas de las escenas que Luján utiliza para alertar al lector de que no todo puede ser como se espera, que la desgracia acecha en cualquier rincón y puede surgir en cualquier momento.

V.

            Con una prosa sucinta y directa, de frases cortas y diálogos breves, a diferencia de otros autores con quien podría compartir el género literario de lo inquietante –Giaconi, Enríquez, Schweblin, por citar los más conocidos-, Luján avisa al lector que la historia no se desarrollará como espera. Esa pérdida de sorpresa –de punch narrativo- se compensa con el aumento de la tensión que genera hasta su desenlace. Un interesante libro de relatos, apropiado para descubrir el universo de las letras de su autor.


10 comentarios:

  1. Leí de este autor "Subsuelo" que obtuvo el premio Dashiell Hammett, un premio que sigo hace años. Me gustó mucho. Ya tengo este preparado para leerlo. Me gustaría que fuera una novela en lugar de relatos, pero por lo que cuentas y alguna cosa más que he leído, creo que me va a gustar mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me confieso réprobo porque me había hecho de un ejemplar del título que has leído, y le di curso a éste.
      Lo distinto es que en todos los relatos despeja las dudas originales del lector: te advierte sobre la desgracia venidera.
      Te gustará.
      Un beso para ti, Rosa.

      Eliminar
  2. ¡Querido réprobo! Yo hago mucho (todos lo hacemos) lo de comenzar a leer a un autor por la última de sus obras, no en orden, de hecho hace poco con mi descubrir a Carol Oates, el primero que leí fue Persecución publicado en 2020 y me gustó tanto que sigo y seguiré leyéndola, con pausas, pero con prisas, jeje
    No creo que nadie te tache de hereje por no leer novedades, cada uno lee lo que le apetece y le atrae en cada momento y ya está. Yo a veces sí leo novedades, pero claro, trabajando en una biblioteca, procesando y catalogando cada día las cajas de novedades que nos van llegando, pues todo el rato con los ojos como platos, queriendo leerlas todas, muchas veces no puedo evitar los impulsos de llevarme alguno para casa. Aunque de vez en cuando también caen también libros más antiguos, según la apetencia lectora de cada momento.
    A tu tocayo le conozco, he leído por ahí otras reseñas también buenas sobre sus obras, pero ya sabes que los relatos no son lo mío, quizás alguna otra de sus novelas puede que sí la lea más adelante, porque es un autor que me llama la atención
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marian!
      Soy hereje por haber leído una novedad, cuando habitualmente no lo hago. Como tampoco suelo leer libros premiados.
      Te leo y me da envidia -de la mala!-. ¡'Caja de novedades'! ¿Qué importa si no son propios, con tal que los tengas en las manos -y además los puedas llevar y/o leer-? En tu lugar, haría de la biblioteca mi casa, con una bolsa de dormir -ésas que se usan para camping- y velas, si fuera necesario, y que me despierten cuando abran.
      Éste ha sido mi debut con sus letras. Yo tampoco tengo apego por los relatos, pero era la forma de orillar su universo, con algo breve -por las dudas de que no me convencieran-. Están bien.
      Besos para ti!

      Eliminar
    2. ¡Hola de nuevo! Bueno, de vez en cuando no vienen mal leer cosas distintas que no sueles leer, cometer herejías. Porque muchas novedades y libros premiados también merecen la pena.
      Respecto a lo de quedarte a vivir en tienda de campaña en la biblioteca..., uffffff nooooo, que está guay rodearte de libros en el trabajo, pero cuando se acerca el final de jornada pues deseando llegar a casita, jeje, eso sí, con algún que otro libro en el petate siempre. Soy consciente de que es un lujo, pero también te digo que no me lo regalaron, que para sacarme la plaza tuve que estudiar más de dos años (compaginándolo con mi trabajo de veterinaria), no fue fácil, pero ahora estoy feliz como una perdiz.
      Más besos!

      Eliminar
    3. Estoy seguro que no te han regalado nada, Marian; que te lo has ganado en buena ley. Sin ir más lejos, le sigo pidiendo a Norah, de aquí abajo, que me gestione algo parecido en la biblioteca que dice tener frente a su domicilio, para cuando -en breve- deje de pertenecer a los activos y disponga de todo el tiempo del mundo para leer, je, je.
      Aprovecho. Acabo de leer tu reseña sobre 'Persecución', de Oates y, feliz coincidencia, es el libro propuesto por un club de lectura para diciembre. Así que... ya te lo imaginas, no?
      Besotes varios!

      Eliminar
  3. Hola. Así que otro autor que viene robando finales felices. Pues muy mal, porque los relatos tenían una pinta estupenda pero pocas cosas hay en lecturas que me cabreen tanto como que me lo hagan pasar mal para luego al final pegarme el tiro de gracia. Ya sé que la vida también es así pero leemos precisamente para tener otras vidas. De realidad y malos finales este año ya vamos bien.
    Y por cierto, acumulo varios delitos pues de lesa humanidad, y yo que me creía buena persona.
    Besitos culpables

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, Tía, que es un delito para mi -porque yo me puse las reglas-; no para el resto de los lectores.
      La diferencia con Luján es que te quita la sospecha, del estilo 'El conductor del camión sale con su carga, aunque nunca llegará a destino'. Lo demás, es descubrir el por qué.
      Besitos cómplices.

      Eliminar
  4. De Marcelo leí una novela negra que me gustó mucho. Es un buen autor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo 'Subsuelo' para leer, pero me incliné por sus relatos.
      Gracias por darte una vuelta, Rocío.
      Un abrazo.

      Eliminar