martes, 12 de enero de 2021

Miradas de mujer. 1. Solterona, Kate Bolick

 

Malpaso, 2016

             Comienzo el año lector lanzando una nueva propuesta. Bajo el título de marras pretendo cobijar varios libros que, a lo largo de los últimos años, fueron apareciendo en otros espacios y que la curiosidad o la mera recomendación han hecho que se acumularan tanto en papel como en soporte digital. Esta serie de ensayos tienen por nervio conductor la mirada de distintas mujeres acerca de la realidad social femenina, tanto en el pasado como en el presente. Con la dimensión masiva que ha alcanzado en nuestras sociedades el avance del feminismo y de la lucha por la igualdad de género, me ha parecido oportuno darle curso al material en espera, que se hará presente con cierta frecuencia por este lugar. Es mi deseo poder capturar la esencia de los textos que han de componer la selección, sin desmedro de otros que no sean incluidos, ni considerar que el tema se agota en los mismos.


I.

            El término elegido por Bolick como título de su trabajo refiere a aquellas mujeres que, por escasa fortuna, malas opciones o decisión personal, no han sido parte de matrimonio alguno, y cuya edad les priva de hallar pretendiente para constituir una familia con hijos. La autora nos ha de mostrar a lo largo del texto, cómo ha cambiado la mirada social sobre las mujeres solas, desde las pioneras hacia fines del siglo XIX y el impacto en la sociedad moderna, donde cada vez son más las mujeres que no eligen la institución matrimonial como modelo de realización personal.

II.

            Para ello, Bolick ha estructurado el ensayo en una serie de diez capítulos en los que entremezcla su propia historia –qué la condujo a preguntarse sobre su negación al matrimonio (ya con más de treinta años)- con la de otras cinco mujeres –sus despertadoras-, sobre las que realizó una investigación con el fin de hallar indicios de explicación. Tras visitar las biografías y escritos de Edna St. Vincent Millay, Neith Boyce, Edith Wharton, Charlotte Perkins Gilman y Maeve Brennan, el afán de independencia respecto de los hombres, unida a la necesidad de escribir –una decisión compartida no solo por las citadas sino también por la autora-, han sido los elementos disparadores para la elección de quedarse solas –por más que un par de ellas estuvieron casadas, y alguna con hijos-.

III.

            Bolick desgrana a lo largo de más de trescientas páginas la importancia que ha cobrado la realización de un proyecto personal, capaz de relegar al rol de pareja y a la maternidad sine die, en aras de alcanzar el tan codiciado éxito, sea en el plano laboral, económico, etc. De un pasado victoriano, donde la mujer era poco menos que esclava del matrimonio –la más de las veces, una transacción comercial- y quedaba circunscripta al área doméstica con su ingente prole, los cambios sociales fueron despertando a muchas que ya no aceptaban el dominio de los hombres y clamaban por libertad e independencia.

IV.

             Si bien la soltería de estas escritoras ha servido de modelo a Bolick, queda claro que en sus longevas vidas se han permitido tener parejas, practicar el sexo con cierta frecuencia y alternar con otras actividades sociales que incluyen –o no- a sus ocasionales compañías. En todos los casos, se ha tratado de la construcción de una vida propia, tal como la autora lo propone en el subtítulo que acompaña. Estas mujeres han sido capaces de despojarse de convencionalismos, estereotipos y abrirse camino por sí mismas, apoyándose en amistades y vínculos que, ante la falta de una familia, les han otorgado sentido de pertenencia y contención afectiva.

V.

            En estilo ameno y fluido, intercalando la historia personal con la de sus prototipos, Bolick desarrolla una mirada optimista sobre el rol de la mujer actual, señalando -no ingenuamente- la importancia que los solteros de cualquier género han tenido en el desarrollo social y comercial de bares, tiendas, restaurantes y spas abiertos día y noche, con el objeto de no sentirse solos. Habría que indagar si esta necesidad de contacto humano, tan multitudinario como superficial, no ha sido creada ad hoc para ocultar el dolor de la soledad cuando ésta sobreviene, algo que Bolick deja entrever pero no asume para sí. En suma, un libro muy interesante.


10 comentarios:

  1. La verdad, no tengo claro qué pensar de este tema más que lo de solterona me parece despectivo. Pero la verdad no sé hasta qué punto es elegido o les tocó así y quieren pensar que eligieron. Lo cierto es que ya sabes que prefiero leer fantasía y cuentos que me aparten de la realidad. Pero no lo descarto.
    Besitos indecisos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El término 'solterona' era despectivo, pero Bolick lo toma para convertirlo en algo positivo: la mujer que decide no casarse, como acto de autoafirmación de su libertad, y prioriza la realización de su proyecto personal.
      En lo que respecta a la autora, a juzgar por sus líneas, fue decisión propia.
      Es algo distinto a lo que solemos leer, Guapa.
      Besitos aclaratorios.

      Eliminar
  2. No sé si has leído "Una habitación propia" de Virginia Wolf. Ella estaba casada, pero su necesidad de independencia y de ser algo más que un mero adorno en la casa y en la vida de su marido está igual de presente que en las mujeres que eligen quedarse solteras.
    Interesante propuesta. A ver con qué títulos la vas haciendo realidad. Alguno me animaré a leer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de Woolf es el próximo título incluido en la serie, Rosa. En éste, Bolick intenta transformar un término endilgado a 'quienes no tuvieron oportunidades o no supieron concretarlas' en 'nosotras decidimos que esta situación nos resulta más apropiada'. En todo momento deja en claro la búsqueda de la soledad de sus 'despertadoras' y de sí misma. Lo que no implica quedarse aisladas o sin objetivos.
      Alguno de los títulos de esta etiqueta seguramente será de tu agrado. Cuestión de esperar y ver.
      Un beso para ti.

      Eliminar
  3. La sección me parece una idea excelente, Marcelo. Sera interesante ver cómo un hombre interpreta las miradas de mujer.
    Este primer ensayo, que no conozco, me ha llamado mucho la atención. Por desgracia solo le ocurre a las mujeres que han de elegir entre tener pareja e hijos/as y su carrera profesional (escribir u otras). Los hombres dan por sentado que la vida familiar no interferirá en su trabajo.

    Es estupendo, por otro lado, acabar con el desprecio de la palabra solterona.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero poder expresar fidedignamente lo que las autoras deseen contarnos, Uto.
      Si bien concuerdo en que los hombres no toman en cuenta la vida familiar en sus actividades, afortunadamente eso está cambiando. Knausgard, en su último libro, expresa que 'es él quien se encarga de llevar y traer a los niños, el que realiza las tareas y las compras' y se queja de que 'su esposa no hace nada' (un discurso que he oído más de una vez en reuniones de mujeres).
      Me ha parecido interesante la propuesta de cambiar el tinte tradicionalmente peyorativo que acompaña al vocablo, por una imagen positiva. Ya no hay solteronas/es; somos solteros, nada más.
      Un abrazo para ti.

      Eliminar
  4. Es bueno conocer diferentes puntos de vista ❤

    ResponderEliminar
  5. La soledad muchas veces es un precio a pagar por otras cosas. También es bien cierto que a veces se puede estar acompañado y sentir igualmente la punzada de la soledad.
    Casi parece un acto heroico, en ese pasado no tan lejano, permanecer soltera por decisión propia.
    Una sección muy interesante la que inicias con esta reseña. Estaré pendiente de tu mirada masculina sobre esas miradas de mujer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a veces es una libre elección. Sin costo, si sabes ser honesto contigo mismo. Siempre ha de ser preferible a sentirte solo estando acompañado.
      Permanecer soltera/o no tiene nada de heroico, Lorena. Es una decisión personal. Lo difícil es ser consecuente cuando los malos momentos arrecian.
      Intentaré ser fiel a lo que las autoras expresan y trasladarlo al papel. Sostengo que mi interpretación será siempre irrelevante y, en muchos casos, equivocada. Pero tendrás una descripción honesta; eso sí.
      Un abrazo para ti.

      Eliminar